No celebraron Halloween porque su hijo lucha contra el cáncer. Niños le dejaron dulces para animarlo