No es divertido: Adiós a meter la cara del cumpleañero a su pastel. Nunca termina del todo bien