No hay suficiente hielo para construir famoso hotel en Rumanía. Otra víctima del cambio climático