No podía tener perros y su vecino construyó una ventana en la cerca para que jugara con su mascota