No puede mover ni un dedo y hoy es de los abogados más prestigiosos de Inglaterra. No se rindió