No quería ser humillada en su cumpleaños, así que se dio un “auto-tortazo” muy lento y controlado