Notó que algo andaba mal con el ojo de su pequeña hija y pidió ayuda. Su instinto de madre no falló