Obligaron a viajeros a retroceder 80 kilómetros para recoger la basura que botaron en la carretera