Obstetras cruzaron un río sobre un tronco para poder atender sus pacientes. Se arriesgaron por ellos