Osito vivía encerrado en un sótano sin luz ni espacio. Salta de felicidad cuando llega a santuario