Otros perros lo mordían y su madre decidió sacrificarlo. No era agresivo, solo no sabía defenderse