Padre casi deja caer a su bebé por una pelota de béisbol. La cerveza de su mano quedó intacta