Padre pasó 30 horas tatuándose la misma marca de nacimiento de su hijo. Quería mejorar su confianza