Padre se tatuó las ondas de la risa de su hijo recién fallecido en el pecho. Un sonido inolvidable