Padres franciscanos abrieron sus puertas a víctimas de COVID-19. Regalan comida y la fuerza de la fe