Paloma posa preocupada sobre su dueña cuando se hace la muerta. No parecen inteligentes, pero lo son