Papá arrojó a su bebé a la nieve pero no calculó qué tan profundo estaba. En 1 segundo desapareció