Papa Francisco ordenó que palacio de El Vaticano sea usado como refugio para personas sin hogar