“Para ellos, si no es arena, es comida”: El exceso de plástico le cuesta la vida a miles de camellos