Pareja plantó sin querer el mango “más caro del mundo” en su patio. Ahora deben pagar por seguridad