Parlamentarios en Suecia no gozan de beneficios adicionales. No tienen asesores ni transporte privado