Parque estadounidense aprovecha fiebre de monolitos para educar sobre los osos. Son seres curiosos