Pasó más de mil días en un refugio esperando ser adoptado. A sus 10 años, la paciencia lo premió