Pedaleó 60 km diarios repartiendo comida hasta que un cliente le donó una moto. Una merecida propina