Película más aterradora del 2018 se llama “El legado del diablo”. Está para mojarse los pantalones