Pensó que podía tocar el trasero de una joven colombiana y salir impune. Ella no iba a permitírselo