Pequeña con alopecia no deja de sonreír al probarse su primera peluca. Su felicidad es contagiosa