Pequeña isla de Australia es la más afectada por los incendios: más de 30 mil animales han fallecido