Pequeño pulpo liberado no olvida sus modales: Acarició al hombre que lo salvó y luego volvió a nadar