Perdió su pelaje y dormía enrollado en la calle, hasta que lo rescataron. Se recuperó y ya sonríe