Todo partió con un resfriado. Hasta ese entonces, Alex Lewis, era un papá de un niño de dos años, sin problemas aparentes de salud. A sus 33 años nadie pensaba que este hombre tendría una grave enfermedad. Viéndolo, tan radiante y en tan buen estado físico, era muy difícil imaginar que…

Ahora puedes leer el artículo de UpSocl sobre Perdió sus piernas y brazos a los 33 producto de un extraño resfriado. A cambio, conservó a su amor.

Seguir leyendo artículo en UpSocl.