Perdió sus piernas y brazos a los 33 producto de un extraño resfriado. A cambio, conservó a su amor