Perrita ciega espera una familia que la acepte con su discapacidad. Nada le impide ser feliz