Perrita fue arrojada a un basurero por ser sorda y anciana. Su ángel le dio de beber y la rescató