Perrita pensó que las abejas podías ser un rico postre y terminó inflamada. Aprendió por las malas