Perrito permaneció junto al ataúd de su dueña durante el velatorio. No dejó que nadie se acercara