Perrito tuvo que usar el “cono de la vergüenza” y su dueño se puso creativo. Se graduó de buen chico