Perrito y gato sin hogar se volvieron amigos sobreviviendo en las calles. Duermen y juegan juntos