Perros también guardan rencor y pueden pasar horas sin dirigirse la mirada, según nuevo estudio