Perros tienen el pelaje tan parecido a su sofá que “desaparecen” en él. Son los reyes del camuflaje