Personas que dicen muchas groserías son los mejores amigos. No es invento mío, lo dice la ciencia