El verano está hecho para, así en general, no hacer nada. Tocarse los genitales a dos manos en julio y agosto es una de las principales bases de nuestra sociedad. El calor insoportable y la cerveza fría barata hacen que, como especie, solo podamos movernos para lo mínimo imprescindible.

Seguir leyendo artículo en Cabronazi.