A todos nos ha pasado y, quién diga que no, miente: estar en clase o en el trabajo y de repente se apodere de nosotros una irresistible sensación de sueño nos obligue a hacer un esfuerzo máximo para mantener los ojos abiertos y una compostura más o menos ‘correcta’.  Y es que no dormir…

Ahora puedes leer el artículo de Cabronazi sobre Personas que se quedaron dormidas en sitios muy raros.

También te puede interesar:  ‘A Teacher’: los peligros de la atracción entre una profesora y un alumno

Seguir leyendo artículo en Cabronazi.