Personas se suman a poner adornos navideños para animarse. El coronavirus nos ha quitado mucho