Personas transgénero aprenden jiu-jitsu para saber defenderse en la calle. Siguen siendo rechazados