Pescador lanzó redes a 800 metros de profundidad y atrapó un “pez fantasma”. Parece de otro mundo