Cuando hacemos un pedido por Internet, lo más probable es que todo nos llegue correctamente y nuestra ansia capitalista quede un poco más satisfecha (aunque no por completo, porque eso resulta imposible). Eso no quita que, en ocasiones, el comprar algo sin verlo en persona previamente puede…

Ahora puedes leer el artículo de Cabronazi sobre Pidió un vestido por Internet y lo que recibió ha sido catalogado de ‘unas cortinas’.

Seguir leyendo artículo en Cabronazi.