Pingüinos se apoderaron de Ciudad del Cabo por la pandemia. Libres en el “año que la tierra cambió”