Playas del mundo lucen prístinas y paradisiacas por la cuarentena. Depende de nosotros conservarlas