Polaco se negó a vender su terreno y hoy cosecha sus cultivos entre edificios. Es una atracción